El envejecimiento es una etapa más del proceso vital que, igual que el resto, implica cambios. De forma natural, experimentamos cambios en nuestro cuerpo (cambios fisiológicos, principalmente), en nuestro entorno social (jubilación, amistades, etc.) y en nuestra mente (procesamos el mundo que nos rodea desde otra perspectiva, a menudo tenemos otras prioridades, otras motivaciones…).
Por otro lado, es sencillamente una cuestión de probabilidades el hecho que nos encontremos acontecimientos altamente influyentes en la vida. Así, cuanto más mayores nos hacemos, más fácil es sufrir alguna enfermedad, perder seres queridos, tener que renunciar a actividades con las cuales estábamos fuertemente ligados, entre otros.

En Vincles somos expertos en psicología del envejecimiento y sabemos que llevar a cabo un ajustamiento correcto al proceso de hacerse mayor, no siempre es una tarea fácil. Al mismo tiempo, también puede suceder que arrastremos problemas psicológicos de larga duración y necesitemos un recurso especializado para abordarlos al momento de vida actual.

Por eso, ofrecemos servicio de atención psicológica a personas mayores que encajen con la descripción anteriormente citada o que creen que se encuentran con dificultades para gestionar las emociones derivadas del envejecimiento.

Entendemos a la persona como una entidad global y nos dirigimos desde una intervención integradora, que tenga en cuenta todos los aspectos del ser humano. Trabajamos desde una perspectiva ecléctica para poder aportar la mejor solución en cada caso.

Intervenimos principalmente en los siguientes casos:

– Trastornos adaptativos.
– Trastornos del estado de ánimo: trastornos depresivos.
– Trastornos de ansiedad: fobias, estrés, ansiedad.
– Trastornos del sueño.

La estructura de la intervención consiste en:

– Visita informativa sin compromiso.
– Estudio del caso.
– Intervención (duración a establecer en función de la consecución de los objetivos marcados).
– Seguimiento.