Demencia secundaria a Parkinson
Publicat: abril 26, 2022
En les categories: ES
En resum: Alrededor del 40% de las personas que sufren enfermedad de Parkinson, desarrollan una demencia, por lo general después de los 70 años y de 10 a 15 años después de…
Demencia secundaria a Parkinson

Existen varios tipos de demencia, una de las más conocidas y con más prevalencia en el mundo, es la Enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, no se habla tanto de otros tipos de demencia, como la demencia secundaria a Parkinson.

Creemos que es importante abordar este tema, ya que alrededor del 40% de las personas que sufren enfermedad de Parkinson, desarrollan una demencia, por lo general después de los 70 años y de 10 a 15 años después de que la enfermedad de Parkinson ha sido diagnosticada.

 

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno neurodegenerativo progresivo que ocurre cuando ciertas neuronas en la región cerebral conocida como sustancia negra mueren o se deterioran. Normalmente, estas neuronas producen una sustancia vital llamada dopamina. La dopamina es el mensajero químico encargado de transmitir señales entre la sustancia negra y otra área del cerebro, lo que permite el funcionamiento coordinado y sin problemas de los músculos y el movimiento del cuerpo.

La EP es crónica, en el sentido de que no desaparece con el tiempo, y es progresiva, es decir, que los síntomas empeoran paulatinamente con el tiempo.
Adicionalmente, la EP está asociada a deterioro cognitivo y a desarrollo de demencia en los casos más avanzados. Por cognición se entiende el estado mental de un individuo, el cual incluye la capacidad de razonar, recordar y ejercer buen juicio.

 

¿Cuál es la causa de la EP?

La pérdida de las neuronas productoras de dopamina en la sustancia negra provoca los problemas de motricidad. Cuando el cerebro pierde aproximadamente el 80% de las células productoras de dopamina en la sustancia negra, comienzan a manifestarse los síntomas principales de la EP. No se conoce la causa de la muerte o deterioro celular, pero se siguen realizando investigaciones.
Las teorías que se plantean son:

  1. Factores genéticos
  2. Factores ambientales (exposición a tóxicos, agentes infecciosos, dieta (presencia de radicales libres y sustancias tóxicas producidas continuamente por todas las células del cuerpo humano.)
  3. Envejecimiento natural, entre otros.

No obstante, muchos investigadores creen que la combinación de estos factores – estrés oxidativo, toxinas, predisposición genética y envejecimiento acelerado – podría ser, en última instancia, la causa de la enfermedad.

 

¿Cuáles son los síntomas de la EP?

Los cuatro síntomas motores principales de la EP son:

  • Sacudidas o temblor. Este está presente en alrededor del 70% de los pacientes. El temblor en una mano o un pie en reposo recibe el nombre de temblor en reposo.
  • Lentitud de movimientos, llamada bradicinesia. La bradicinesia es una gran lentitud de movimientos y la pérdida de movimientos espontáneos y automáticos, es normalmente el síntoma más incapacitante de la enfermedad de Parkinson. Este síntoma es particularmente frustrante porque puede interferir con las actividades cotidianas y a menudo es impredecible.
  • Entumecimiento o rigidez en los brazos, las piernas y el torso.
  • Problemas de equilibro, también conocidos como inestabilidad postural. La falta de equilibrio hace que las personas tiendan a inclinarse hacia adelante o hacia atrás y a caerse con facilidad.

Para diagnosticar EP, se deben presentar dos de los cuatro síntomas motores principales.
También la EP puede presentar otros síntomas no motrices tales como:

  • Reducción de los reflejos automáticos, como parpadear y tragar.
  • Aumento de caspa y cutis graso.
  • Estreñimiento.
  • Trastornos del sueño.
  • Ansiedad y Depresión.

Es importante señalar que nadie desarrolla todos los síntomas no motrices descritos anteriormente ya que la naturaleza de la EP y también el avance de la enfermedad varía mucho de una persona a otra.

 

La Demencia secundaria a Enfermedad de Parkinson

Como mencionamos anteriormente, la EP también puede estar asociada a deterioro cognitivo. Las personas pueden presentar déficits cognitivos desde el inicio de la enfermedad, a la vez que estos déficits son progresivos.
Las áreas cognitivas afectadas son: atención, memoria, lenguaje, funciones visoespaciales y funciones ejecutivas (planificación, toma de decisiones, flexibilidad mental, entre otras).
La presencia de deterioro cognitivo y alucinaciones en la EP son factores predictores de esta demencia.
Los déficits cognitivos interfieren con la autonomía de la persona en las actividades cotidianas, es decir, necesitan asistencia con las actividades instrumentales complejas de la vida diaria (AIVD) como pagar facturas o cumplir los tratamientos, o aún más, pueden afectar las actividades básicas de la vida diaria (ABVD) las que incluyen bañarse, vestirse, comer, dormir, caminar y desplazarse.

 

¿Cómo mantenerse bien con la EP?

  1. Existen tratamientos farmacológicos para tratar la EP, pero los fármacos no curan ni retrasan el avance de la EP; no obstante, son los medicamentos más efectivos para el tratamiento de los síntomas motores.
  2. Ejercicio: La enfermedad de Parkinson afecta la calidad general de movimiento. El ejercicio complementará la terapia de medicamentos para mejorar la función motora, además este puede prevenir problemas que resultan de la inactividad y del debilitamiento de los músculos, y ayuda a mantener la flexibilidad de las articulaciones, la fuerza y tono de los músculos. Una rutina de actividad física regular puede además tener un efecto psicológico positivo, reducir el estrés e impartir una sensación de control sobre los síntomas del Parkinson. Los ejercicios de estiramiento pueden mejorar la flexibilidad, el sentido del equilibrio y la sensación de comodidad con el propio cuerpo. Entre los ejercicios que se aconsejan están el yoga, Tai Chi y actividades aeróbicas.
  3. Mantener una dieta saludable.
  4. Tener una adecuada rutina de sueño.
  5. Cuidar la salud mental: mantener una actitud positiva es una de las cosas más saludables que se puede hacer ante el diagnóstico de EP. Las personas con una actitud optimista desarrollan una sana determinación de enfrentar la enfermedad y mantener la energía, las actividades y las relaciones que dan sentido y alegría a la vida.

 

Si necesitas ayuda en este tema u otros aspectos relacionados con la atención y/o el cuidado de las personas adultas mayores, recuerda que estamos a tu disposición a través del WhatsApp de Senior Coach y el servicio de Consultas.

Autora: Verónica Torres (psicogerontóloga en prácticas de Centre de Dia Vincles)

 

Referencias bibliográficas:

American Psychiatric Association. Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM-5. (2013). Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría.

Huang, J. Demencia con cuerpos de Lewy y demencia asociada a la enfermedad de Parkinson. Department of Neurology, University of Mississippi Medical Center.

Nausieda, P., Bock, G. Enfermedad de Parkinson: lo que usted y su familia deben saber. National Parkinson Foundation.

×

Hello!

Click one of our contacts below to chat on WhatsApp

× Com podem ajudar-te?